reseña: Las Andanzas del Huy Huy Huy…

lasandanzasEn esta plaquette, Alberto Roblest escribe lo que mira o miró, lo que vive o vivió. Un poco es como un diario por cuyas páginas pasan esos personajes sobre cuya piel esta tatuada la insatisfacción de no se sabe qué. La impotencia por no poder hacer no sé sabe cuanto ni para que. Como que la vida cotidiana no es lo que nos pintaron, lo que nos dijeron. Como si nos hubieran mandado con señas verdaderas al sitio equivocado o con señas falsas al verdadero sitio y ya allí quisiéramos encontrar lo que únicamente existe en otro lado. Como que la realidad tiene matices muy cabrones que no nos esperábamos. Como que aquí no caben los Ángeles y por eso hay que darles / darnos en la madre. Si epopeya es lo que dice, canta o refiere aquello que esta en el corazón de la tribu, lo que la forma o la conforma, lo que le da ese rostro diferencial de los otros, lo que encarnado en un personaje es común a todos, entonces esta plaquette es épica. Los personajes de estos poemas, los vemos en la esquina, en la cantina, en la calle pues cabrón, pa’ que me entiendas, caminando sin ton ni son, porque ese asfalto gris, mugriento, lleno de baches y convertido en basurero por todos, igual puede servir de cama que de mingitorio; es el espacio común, donde tú y yo podemos echarnos una chela o darnos de chingadazos por que si, ¿a poco tiene que haber una razón? – Tenochtitlán México.

Paco Pacheco