reseña: Del silencio en las ciudades

delsilencio“A mitad del desierto un barco”, poema que cierra Del silencio de las ciudades, es probablemente el texto medular de este libro. Medular en cuanto es una transición -como las que existen en el lenguaje audiovisual; dígase flashback o flashforward- entre lo que el poeta Alberto Roblest hizo anteriormente con la palabra y las posibilidades que se abren en su camino por la poesía. Aquel poema es un puente, suficientemente consistente y amplio, entre el gozo –que compartimos en cuanto lectores– por la oralidad de las palabras que ensaya el poeta y el ejercicio –fresco y espontáneo– de la imagen que delata al videasta. Además, puente entre lo actual –por ejemplo, la denuncia reiterada de injustos acontecimientos– y, asimismo, la percepción simbólica de sus hondas raíces. El ahora y el aqui con el ayer y el allá. Es decir, en una misma e individual zozobra, testimonio e historia van de la mano, actualidad y mito:

Un perro / como en la mejor literatura
escuálido seco nerviosos
cruza el desierto
¿Será acaso un chamán que se ha transformado?
¿Un tlacuillo con mensaje exprés?
[…]
El pasado no existe/
Siempre
hay que empezar de Nuevo
Soy lo que dejé atrás
y si debo suponer
que lo que dejé atrás
está muerto
¿Quién soy entonces ahora?

Pedro Granados